ENARA ORMAZABAL

HONDARRIBIA

Y SU CASTILLO

DE LOS PIRATAS

Nos  habla también de los sonidos del puerto,
de las gaviotas, de imágenes al amanecer

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Enara Ormazabal. El Curry Verde

HONDARRIBIA HOY RESPIRA

TRANQUILIDAD

PERO HACE MUCHOS AÑOS

FUE UN NIDO DE PIRATAS

Nos habla de los sonidos del puerto que más le impactan. Los de sus mástiles, que te hablan invitándote a refugiarte.

Imágenes del amanecer, de gaviotas, ver el mar, incluso ser testigo de ver desaparecer Francia entre la niebla. Son las sensaciones que vive en su pequeño txoko de Hondarribia.

Quinoa, hongos y calabaza

Enara nos presenta a uno de los grandes desconocidos de Hondarribia: el castillo de San Telmo.
Conocido por todos como “el castillo de los piratas”.

Se mandó construir en 1598 por Felipe II como defensa en la época más álgida de los grandes corsarios y piratas, y a la entrada de la bahía de la ciudad.

Sobre una ensenada que ya utilizaban los romanos como puerto refugio y en el mismo lugar en el que se haya el actual refugio de los barcos de pesca. Cuántas cosas no pasarían entre estas murallas.

Y nos describe la historia de brujas

En 1611 unas niñas acusaron de practicar brujería a cuatro mujeres vasco francesas. Las cuatro brujas, que practicaban según la acusación el arte negro, tenían por nombre María de Illarra, Inesa de Gaxen, María de Echegaray y María de Garro. Una de las niñas dijo haber visto a María de Echegaray salir volando de su casa en una escoba.

Ahí es nada. A otra le llevaron a testificar ante el mismísimo diablo
Finalmente, el Tribunal de la Inquisición de Logroño no encontró pruebas para condenarlas y fueron puestas en libertad pero, aunque no está documentado, la leyenda cuenta que pasaron por las mazmorras de este castillo de San Telmo.

Nos prepara en el restaurante un plato en base a quinoa, hongos y calabaza.

Enara Ormazabal
El Curry Verde
Hondarribia