IÑAKI GEZALA

MOURISCOT,

EL ÚLTIMO VESTIGO

DEL TURISMO HISTÓRICO

Nos presenta el edificio Mouriscot y los hoteles históricos de los albores del turismo de Hondarribia

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Iñaki Gezala. Batzoki de Hondarribia.

EL FLORECIENTE

TURISMO DE HONDARRIBIA

DE PRINCIPIOS

DEL SIGLO XX

Nos situamos en Batzoki Jatetxea, en un edificio que representa el último vestigio de la hostelería histórica de Hondarribia, del floreciente Turismo de principios del siglo XX en el que Hondarribia fue una de las ciudades de relevancia por su posición geográfica, su historia, su patrimonio, su playa… por tantas cosas que ha sabido mantener hasta nuestros días.

Chipirón begihaundi asado con piperrada y su tinta

Ciertamente llama la atención el nombre del edificio, el que fuera en su tiempo Hotel Mouriscot. Como en tantas cosas, la frontera no fue impermeable a todo y este es uno de los muchos ejemplos que existen en Hondarribia.

La historia nos cuenta que tras la expulsión de los moriscos por Felipe III a principios del siglo XVII, algunos de ellos se asentaron en las inmediaciones de un lago próximo a Biarritz, que hoy día existe con esa denominación de Lago Mouriscot y con los años también albergó la villa Mouriscot en la que se prometieron Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg.

El nombre de aquella villa se replicó para la construcción de este edificio a principios del siglo XX que fue destinado a hotel.

El final del Mouriscot como hotel se produjo con el estallido de la Guerra Civil, pero se ha convertido en seña de identidad por su condición de último vestigio de la hostelería histórica de Hondarribia.

Del resto de hoteles de la época como el Hotel Peñón inaugurado en 1900, el Hotel Français de 1903 y el Concha en 1905 no queda vestigio alguno. Están en el recuerdo aún de los hondarribiarras y en las acuarelas de Javier Sagarzazu que ilustraron el libro de Juan José Lapitz “La Cocina de Hondarribia” en colaboración con los hosteleros de la ciudad.

El impulso de Gipuzkoa como destino turístico se produjo a mitad del siglo XX y, en ese contexto y coincidiendo con la inauguración del actual aeropuerto, la Diputación elevó en lo alto de Jaizkibel el Hostal Provincial de Turismo (conocido popularmente como Parador de Jaizkibel, aunque nunca perteneció a esta red de alojamientos del Estado), que no llegó a ver el siglo XXI, ya que fue derruido en 1999.

Estuvo situado en uno de los parajes más bellos, siguiendo más allá del Santuario de Guadalupe, y con espectaculares vistas al mar y al estuario del Bidasoa… un lugar que hoy sigue siendo de peregrinaje de cuantos nos visitan.

Hasta nuestros días ha llegado el hotel Jáuregui, inaugurado en 1927 y con la reforma actual desde 1979. Es una de las referencia turísticas de la ciudad que conforman con los actuales hoteles Río Bidasoa, Parador, Jaizkibel, Obispo, Palacete…. un conjunto de hoteles con encanto que hacen de Hondarribia una ciudad puntera en el ámbito turístico.

Iñaki nos prepara un plato con verdadero sabor a Hondarribia. Un txipirón begihaundi asado con piperrada y con su tinta.

Iñaki Gezala
Batzoki Jatetxea
Damarri, 2 · Hondarribia