MIKEL MUÑOZ Y GRAN SOL, EL GRADO DE LA EXPERIENCIA EN VALLADOLID

Marius Tirizica y Mikel Muñoz del bar Gran Sol en la edición 2013
Marius Tirizica y Mikel Muñoz del bar Gran Sol en la edición 2013

Ha estado presente en las diez finales del Concurso Nacional de Pintxos,
habiendo cosechado tres premios

Mikel Muñoz y el Gran Sol representará a Hondarribia en la final del X Concurso Nacional de Tapas y Pinchos de Valladolid, que se celebrará a partir de este lunes en la capital castellanoleonesa con un total de 48 cocineros venidos de todas las comunidades.

El Gran Sol completa de esta forma diez comparecencias en las diez finales que se han convocado de este Concurso Nacional, siendo de esta manera el establecimiento que mayor experiencia aporta en la cita de Valladolid.

“La verdad es que es una gran responsabilidad porque el Gran Sol le debe mucho a este Concurso de Valladolid. Desde que comenzó ahora hace diez años, siempre hemos estado en la final y hemos conseguido hasta tres premios, por lo que participar supone ya un importante reto”, confiesa Mikel Muñoz.

GranSolValladolidPintxos2
Falso sushi de mejillón relleno con láminas de tomate

El pequeño de los Muñoz acude al Concurso Nacional de Pinchos con el “falso sushi de mejillón relleno con láminas de tomate”, que les ha reportado ya dos premios en lo que va de año.

“El falso sushi nos ha dado hasta hora las mayores alegrías. Campeones de Gipuzkoa, subcampeones en Euskadi…. Y ahora en Valladolid… A ver… La verdad es que el pintxo está muy pensado y bien definido, y pensamos que responde perfecto a lo que hoy se busca en las mejores barras de pintxos”, dice.

Como viene siendo tradición ya en el formato de este concurso, un establecimiento de Valladolid apadrinará a Mikel Muñoz, al bar Gran Sol y al pintxo finalista en el Concurso Nacional en su estancia en Valladolid; y, en consecuencia con el nombre del pintxo, este “padrino” será el Wabi Sabi Taberna Japonesa

Hondarribia siempre ha contado con al menos un representante en la final de este certamen que se celebra en Valladolid desde el año 2005, habiendo cosechado además muy buenos resultados, con premios en seis de las nueve ediciones celebradas hasta la fecha.

En la primera edición, fue Peio Clemencet, del restaurante Kaialde, quien obtuvo el segundo premio en 2005 con su pintxo “La oreja y el pie del cochinillo de Peio y su chipirón al maíz”. Otros premios, han correspondido a Bixente Muñoz del Gran Sol, quien cosechó en 2006 el titulo de campeón de España en la modalidad de Pintxo Tradicional con su “Tosta de bacalao ahumado con foie, pimiento del piquillo y dulce de melocotón”. En 2009 repitió el mismo galardón en la categoría de Mejor Concepto de Pintxo por su “Juego de verduras en una bruma del Jaizkibel”. Y en 2010, de nuevo se hizo con el título al Mejor Pintxo Tradicional con “Huevo al oro con migas de pastor y chipirón”, que había cosechado ese mismo año el título de Campeón de Euskal Herria. En la edición de 2011, fue Óscar González quien alcanzó el Tercer Premio del certamen con su pintxo “Chipirones en su tinta”; mientras que David de la Calle y Carlos Nuez obtuvieron el premio al Mejor Pintxo Tradicional con “Timbal de manitas de cerdo y praliné de choriceros”. Y en 2012, de nuevo David de la Calle y Carlos Nuez en representación del Goxodenda alcanzaron el subcampeonato con el pintxo “Paella, dulce paella”.