LA PLAZA FRONTON DE HONDARRIBIA. SUS MURALLAS


TEXTO REMITIDO POR HONDAE

Asociación Cultural Hondarribiko Ondarearen Aldeko Elkartea

Conferencia
Iñaki Uriarte
«La plaza frontón: Ágora vasca»
Centrado en el frontón de Hondarribia (Murallas)
Fecha: 29 de abril, 19:00h
Lugar: Kultur Etxea. Denda Kalea. Casco Histórico Hondarribia
Idioma: Castellano
Entrada: Libre, hasta completar aforo

Relata la importancia de tan singular espacio público vasco, el frontón de plaza. No tanto del juego en sí mismo, sus modalidades o protagonistas, los pelotaris, como del reconocimiento de un valioso patrimonio urbanístico, arquitectónico, etnográfico y social.

El ámbito del estudio es todo Euskal Herria y se contempla la relevancia del lugar de juego, tanto desde la antropología con su ambiente lúdico y entorno social como su importancia urbana de los pueblos y villas analizando sus diversos emplazamientos.
La conferencia está centrada en el caso de Hondarribia y el frontón de las murallas de su Casco Histórico.

La plaza frontón: el ágora vasca
Monumentalidad, antropología e identidad del lugar
Iñaki Uriarte
 Arquitecto

En muchas poblaciones de Euskal Herria el espacio público entorno a la iglesia y el ayuntamiento constituye habitualmente su mayor singularidad urbanística. Es la plaza del municipio y a la vez del pueblo en un sentido social donde reside su capacidad de expresión y relación con sus ritos colectivos: mercado, reunión y fiesta.

Tradicionalmente las casas consistoriales con sus bajos de arcadas cerrados lateralmente y los pórticos adosados a muchos templos con una pared de fondo han sido y son un pequeño espacio abierto y cubierto de encuentros y el lugar donde el hábito de divertirse con una pelota frente a una pared. es una expresión popular muy arraigada en nuestro país: el juego vasco de la pelota.

Con el tiempo o cuando la iglesia carece de pórtico será uno de sus muros exteriores el que ofrezca un paramento y mayor extensión para el modo de juego más tradicional: a mano. La pared de una edificación que se transforma en un lugar: el frontón. La amplia espacialidad y polivalencia de uso del lugar permitirá acoger esparcimiento y relación. Es el ágora vasca, la plaza-frontón.

El tipo más simplificado y abundante es el frontis exento a modo escultórico y simbólico. Otra notable referencia es la plaza libre por su modalidad de juego a largo, Laxoa o guante y a rebote singularizados con una o dos paredes en sus extremos que crean grandes espacios rectangulares denominados en Iparralde, Place du Jeu de Paume.

Asimismo, de acuerdo a la modalidad de juego, la configuración del terreno o sus edificaciones próximas, el frente vertical en ocasiones será complementado por su izquierda con otra pared perpendicular que junto con el suelo constituirán la cancha. Cuando en un espacio concurren la iglesia, ayuntamiento y frontón el lugar se convierte en un conjunto urbano de suma importancia arquitectónica con una cierta solemnidad monumental.

El frontón es una sencilla arquitectura en su mínima expresión que evidencia con contundentes líneas las tres dimensiones de su geometría: alto, ancho y largo, la esencia del juego. Se manifiesta por su ausencia matérica, una concurrencia de solidez, esbeltez y rotunda presencia cuya forma se adapta a las normas del juego.

Construido habitualmente con sillares de piedra local caliza con tonalidad grisácea o arenisca y también en ladrillo especialmente en Nafarroa excepto en los raseados pintados de blanco y modernamente de verde o de color salmón en Iparralde. Ornamentalmente sobrio, en ocasiones sobre el frontis, el escudo del municipio, el año de su inauguración o su nombre. Como equipamiento deportivo es consustancial para la comunidad e históricamente ha estado muy bien emplazado entre los pueblos de Euskal Herria.

Su sentido de ágora se manifiesta cuando la plaza frontón acoge arraigados acontecimientos significativos en la actividad cotidiana de una sociedad. Especialmente sí con su entorno es la referencia colectiva de una comarca con asentamientos rurales reducidos y dispersos que posibilitará rituales necesarios para su vida, relación y diversión reforzando el carácter de foro baserritarra.

Como centro de reunión se realizarán el mercado semanal, feria de ganado o de maquinaria agrícola, junto con festividades patronales, competiciones de deporte rural vasco y bertsolarismo. Un concurrido espacio de celebraciones, encuentros y acuerdos representativos de carácter antropológico a la vez que lugar simbólico para la población. El pueblo entorno a una pared de piedra: la plaza de la pelota y la palabra.

Construcción muy reconocible y definitoria de cada pueblo que convierte la plaza frontón y el juego de la pelota, como referencia identitaria en un lugar de interés. La belleza de esta elemental arquitectura reside en su carácter esencial: el vacío, el huts vasco. El intervalo entre la tierra y el cielo vinculados verticalmente por una pared, el frontis, que genera un espacio: el frontón.

La presencia tan significativa de los frontones en nuestro país otorga el reconocimiento y derecho a una cierta patrimonialidad vasca en el generalizado juego de la pelota, que por su difusión en otras naciones, constituye un símbolo identificativo, probablemente la más importante contribución, además del euskera, de Euskal Herria a la cultura universal.

La plaza frontón podría definirse como una arquitectura vacía plena de encuentros. Profundamente arraigada en la conciencia popular como paradigma del espacio vasco por antonomasia.